Hogar CRECER: Juguetes para niños con discapacidad
Cargando imágenes
.
Mi foto
Cutral Có, Neuquén, Argentina

12.10.09

Juguetes para niños con discapacidad



El potencial oculto del juego: Los juguetes y el desarrollo de los niños con discapacidad

Mientras los niños viven situaciones de placer y diversión, desarrollan su personalidad, aprenden a relacionarse con el entorno, despliegan su creatividad y habilidades explorando sus posibilidades y limitaciones. Como vehículo de estas experiencias y aprendizajes, los juguetes cumplen un rol esencial. Pero siendo muchas veces subestimados tanto por padres como por los educadores, los juguetes van perdiendo su destacado papel en la formación de los conceptos, aptitudes, expectativas y prácticas de socialización en la infancia, sobre todo hoy en día cuando abundan los ‘juguetes’ que encapsulan la fantasía del niño y lo cierran sobre sí mismo en experiencias solitarias o virtuales.

Desde esta perspectiva, ¿qué ofrecen las jugueterías para los niños con discapacidad? ¿Existen juguetes para estos niños? ¿Se han diseñado juguetes atendiendo las demandas y necesidades que generan las diferentes discapacidades?

Gianni Rodari, el reconocido pedagogo italiano y una de las mentes que más honda y poéticamente penetró en el universo del juego infantil, señaló que “el niño, durante su crecimiento, atraviesa una fase en la que los objetos le sirven sobre todo como símbolos. Es la fase en la que se instituyen las funciones simbólicas del lenguaje y del juego para convertirse en componentes de la personalidad”.

MOSTRAR CONTENIDO ▽

Juguetes y discapacidad

A pesar del valor de la experiencia lúdica y de lo sencillo que es diseñar juguetes aprovechables por todos los niños sin importar su condición, un estudio realizado recientemente en España demostró que apenas el 5% de los juguetes fueron accesibles para personas con discapacidad visual, auditiva y motora, sin la necesidad de adaptaciones o ayuda de terceras personas.

MOSTRAR CONTENIDO ▽

¿Juguetes diferenciados o juguetes para todos?

Más allá del destacado valor de estas adaptaciones, sobre todo para el beneficio de los niños con discapacidad motora severa, el ideal de accesibilidad radica en que no haya diferenciación entre juguetes convencionales y juguetes para niños y niñas con discapacidad. Es significativo que el diseño de los juguetes sea realmente para todos, ya que al tratarse de un vehículo de integración social donde el compartir genera experiencias y hábitos saludables, los niños con o sin discapacidad deberían poder utilizar y disfrutar de los mismos juegos en similares condiciones. Esto es muy importante, sobre todo cuando se trata de juegos entre hermanos con diferentes condiciones. Por esta razón, y sabiendo que la calidad de los materiales y el planteo de las formas cumplen un papel importante en la motivación del niño, se aconseja a los padres que elijan juguetes versátiles, que permitan distintos modos de interacción y a los que se les puedan modificar y adaptar las reglas, para que el niño no se sienta frustrado y pueda encontrar distintas alternativas.

También debe ponerse especial atención en que los juegos que utilicen los niños mayores sean adecuados a su edad, aunque estén atravesando una etapa de desarrollo anterior.

Del mismo modo se hace necesario consultar con los especialista médicos o rehabilitadores para que los juguetes no perjudiquen los procesos con que los terapeutas se encuentren trabajando.

Otro punto a resaltar es la especificidad que a veces implica pensar en qué juguetes son más aprovechables según las distintas discapacidades que porten los pequeños.

De acuerdo con el estudio realizado por los investigadores españoles de AIJU, los niños con discapacidad auditiva son los menos perjudicados con la falta de consideración de la industria juguetera mundial y han manifestado apenas algunas dificultades en realizar secuencias de juego planificadas o en sustituir metafóricamente el rol de un objeto por otro.
A la hora de recomendar juguetes y adaptaciones, los especialistas recomiendan no descartar los juguetes con sonido, ya que permiten el juego compartido con los niños sin discapacidad, aunque desde ya que deben tener una opción de vibración o luz para un pleno aprovechamiento.

En cuanto a los niños con discapacidad visual, se ha comprobado que disfrutan de los juguetes que tienen variedad de sonidos, vibran o presentan diversas texturas. También se invita a que los padres provean de matices en cuanto a los materiales, ya que la variedad invitará al niño a una mayor exploración. Esto, desde ya, sin descuidar el atractivo visual, siempre apuntando a que puedan ser compartidos con niños con otras características.
Al mismo tiempo se recomienda que tengan un diseño sencillo y realista, que posibilite la identificación de su forma por el tacto. También deben ser compactos, resistentes y que no contengan piezas muy pequeñas o desmontables. Si son libros, estos pueden tener relieves, texturas o textos en Braille. Lo más importante es que frente a una posible apatía del niño por explorar el mundo que lo rodea, el adulto debe estar atento a generar espacios de motivación sin que ésto le genere al niño una dependencia hacia su persona.

Los niños con discapacidad motora o dificultades de movimiento son de los menos considerados por el mercado de los juguetes. El desafío de los padres será entonces adaptar los juguetes, ya sea electrónicos o de encastre, para que puedan aprovecharlos y comenzar a estimular sus habilidades motrices, que aunque mínimas, serán de gran ayuda para su vida adulta.

Por eso es importante que los niños puedan tener fácil acceso a todas sus posibilidades o funciones lúdicas y que no exijan mucha rapidez de movimientos o que los obliguen a efectuar movimientos simultáneos. Estos juguetes deben ser estables, o estabilizarse con materiales antideslizantes, como también engrosar las piezas, agarraderas y manijas e incorporar elementos en relieve que estimulen el contacto.

En el caso de los niños con discapacidad mental, probablemente los juguetes no requieran de adaptaciones, pero sí deben ser simples y atractivos, debido a que las personas con discapacidad intelectual reciben, procesan y organizan la información con mayor dificultad y lentitud. El reto aquí es motivarlos con juguetes y juegos que presenten pequeños desafíos que ellos puedan conquistar y sentirse estimulados, porque la percepción de los estímulos sensoriales favorece su desarrollo cerebral y mejora sus capacidades funcionales, incluso llegando a establecer modificaciones trascendentes que promuevan el aprendizaje.

Tampoco se deben descartar ciertas propuestas de entretenimiento capaces de ser disfrutadas por cualquier niño, como el teatro de títeres. En su versión de teatro de varillas, figuras o sombras, estos objetos permiten una muy fácil manipulación que puede ser accionada por algunos niños con discapacidad motriz severa. Además, las varillas son simples de adaptar. Incluso en los niños con dificultades del habla, a través del relato de un cuento por parte de un adulto, ellos pueden accionar las figuras y desarrollar las secuencias leídas.

Crecer y divertirse

Y no sólo los juguetes pueden ser intervenidos para brindar una experiencia lúdica y estimulación sensorial. Muchas veces los niños con discapacidad deben convivir con toda otra serie de objetos de apoyo, desde aparatos ortopédicos, prótesis, bastones, sillas, etc. Implementos que también pueden resultar muy agobiantes y que mínimamente embellecidos, “suavizados”, serían material de estímulo y juego, o al menos alivianarían su carga dramática y estigmatizadora. Un niño que aprende a divertirse también aprende a construir su autoestima, incluso llegando a reírse con sus propios límites.

Por suerte, estos espacios para el desarrollo de la fantasía, la creatividad y la diversión pueden facilitarse sin necesidad de invertir mucho dinero. La tecnología puede brindar muchas alternativas y herramientas, y el cine y las series animadas pueden mostrar mundos y situaciones maravillosas, pero la experiencia del juego se nutre más de intenciones y deseos que de circuitos y accesorios, simuladores o efectos 3D.

Según consta en la Declaración por el Derecho del Niño a Jugar, de la Asociación Internacional del Derecho del Niño a Jugar, reconocida por Naciones Unidas, UNESCO y UNICEF, “Se reconoce el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes. (...) Se respetarán y promoverán el derecho del niño a participar plenamente en la vida cultural y artística y propiciarán oportunidades apropiadas, en condiciones de igualdad de participar en la vida cultural, artística, recreativa y de esparcimiento”.

Esta declaración no sería necesaria si nuestra sociedad actual no hubiese llevado la experiencia de la infancia al borde del abismo, destruyendo las plazas, creando juguetes tóxicos, tomando los televisores y los videojuegos como niñeras y padres sustitutos, divorciando la experiencia del juego de la construcción de conocimiento, etc.

Es un deber ahora para todas y todos reflexionar y revertir este “descuido”, que afecta tanto a los sectores más vulnerables, como a los niños sin mayores problemáticas, pero que también son privados de un derecho esencial: habitar sus etapas con total presencia y con sus propios tiempos.

Enlaces y sitios de interés sobre juguetes adaptados y diseñados para niñas y niños con discapacidad:
MOSTRAR CONTENIDO ▽

Fuente: Fundación INTEGRAR

6 comentarios:

uxue dijo...

Muy interesante el artículo.
Es cierto que no hay mucha elección de juguetes para estos niños, pues están pensados en para todos en general, sin tener en cuenta las particularidades de algunos niños.
Estos niños también necesitan jugar y disfrutar a través de los juguetes.
Es verdad que muchos de ellos no los ven de la misma forman a los demás niños, pues no lo comprenden igual.
Uno de los juguetes que les gustan en especial a estos niños es el de los puzles y el de encajar piezas. Lo hacen con mucha meticulosidad y sin error. Recuerdo que cuando he jugado con ellos solía esconder una de ellas y ahí andaban buscando la que faltaba porque necesitan ver el juego terminado.
También hacían montañas con los cubos de encajar, y las colocaban en riguroso orden.
Los colores llamativos les atrae mucho. Suelen diferenciarlos bien y es un juego que les ayuda a distinguirlos más adelante.

Los juguetes son necesarios para todos los niños, sin excepción, les ayuda a formarse y aprender de una forma divertida y entretenida.

Un saludo

Hogar CRECER dijo...

Hola Uxue,
es verdad, los rompecabezas y los juegos de encaje y de encastre les atraen mucho y los arman con tanta dedicación que el error, prácticamente, no existe o lo detectan de inmedidato.
La industria masiva ya reparará en ello.
Gracias por la atención.
Un saludo cordial!

capital privado dijo...

Muy buen artículo la verdad, muchas gracias.

Hogar CRECER dijo...

Nos alegra tu valoración. Gracias a vos por leerlo y comentar.

Hasta pronto! Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por la información, voy a un cumple de un niño hermoso y no sabía que tipo de juguete le podía regalar.

Hogar CRECER dijo...

Anónimo:

Es encantador tu comentario! Si te ha servido para eso, nos consideramos más que satisfechos.

Muchas gracias por tu visita.

Abrazos!